Actuar juntos frente al abandono

Actuar, actuar y actuar. Ese es el mantra que se repite Silverio Lacalle, un reivindicativo vecino de Cabezón de la Sierra, que «harto de sermones» quiere agitar la comarca pinariega para exigir el mantenimiento de unos derechos y servicios básicos a través de una plataforma ciudadana que presione a las instituciones. Su propuesta es clara, no pretende empezar con una reunión y más palabrerío, sino ya con acciones, por eso ha convocado para el 17 de diciembre en Salas de los Infantes un primer acto reivindicativo, «una manifestación para demostrar nuestro descontento con la Junta por los 5.000 euros que ha destinado para la construcción de la variante de la CL-117», comenta. Después, será el momento de hablar entre los que asistan para empezar a trabajar de forma conjunta bajo el paraguas de Comarca Pinares Despertemos, el nombre que baraja para el colectivo que confía crear.  

Esta primera protesta y punto de partida de la plataforma vecinal será en la Plaza Mayor de Salas a las 13 horas. Para anunciar la convocatoria colocará carteles en todos los pueblos, ya que considera fundamental «inmiscuir a la totalidad de los ciudadanos». Confía en que su propuesta cuente con respaldo, pero si no saliera adelante, piensa que el fracaso no sería de él, sino de una «población dormida». «Ojalá el grupo que salga sea lanzado, personas decididas que llevemos a cabo medidas de presión para reclamar más atención», señala el promotor de esta iniciativa, que quiere «agitar y despertar a una comarca para que reclame lo suyo». 

Ha decidido dar este paso -a título personal ya acude a las administraciones para reclamar mejoras o exigir ciertas actuaciones- «cansado de las promesas tontas de todos los políticos». Para ello considera que hay que pensar en el presente y en el futuro y olvidarse un  poco del folklore y las tradiciones, que es lo que según él impide avanzar y «mantiene a una comarca anclada en el pasado».  

Quiere que Comarca Pinares Despertemos sea un grupo activo, «de presión», que reclame e insista mediante acciones concretas. «Una plataforma reivindicativa 100 por 100. No vale con criticar en los bares, hay que dar la cara y actuar para exigir. No podemos consentir ni permitir que se prometan cosas y que luego no se haga nada», asegura Silverio, que considera que la cantidad que la administración regional ha asignado en sus último presupuesto para la variante de la CL-117 es reírse de los ciudadanos. «Lo que no entiendo es como a los alcaldes de los pueblos que más les afecta el retraso de su construcción no les hierve la sangre ante este despropósito. Se tenían que haber plantado de alguna forma», comenta el hombre, que lamenta el estado vergonzoso que presenta el firme de la variante de la N-234 a su paso por Salas. «Parece de África. Pregunté en subdelegación del Gobierno por ello y me dijeron que hacían falta 4 ó 5 millones y que ahora no se disponía de ellos. Es una vergüenza», señala el hombre, que dice que no es una cuestión de tinte político, sino de dejadez y de abandono por esta zona de quien gobierna. 

Hombre reivindicativo. Su principal reclamo es que los servicios básicos estén cubiertos. Con carreteras y caminos en buen estado, y que también sean óptimas las comunicaciones vía internet y telefonía móvil. «Si no tenemos ni esto, ¿qué nos queda?», se pregunta Silverio, que por su personalidad no es desde luego quedarse callado ni con las manos atadas. «También la plataforma pretende ser un toque de atención para los alcaldes, para que actúen más», comenta. 

La reivindicación va en el ADN de este hombre. Fue insistente ante la Diputación Provincial exigiendo el arreglo de la carretera que comunica Pinilla de los Barruecos con Mamolar, y es fácil verle también en su propio pueblo megáfono en mano y altavoz atado en una carretilla reclamando aquello que considera justo o denunciando ciertos hechos que no comparte. No entiende otra forma de ver la vida. «Hay que actuar, no nos vale de otra manera, sino los políticos pasan». 

Como ejemplo, esta semana ha enviado al presidente de la Junta una carta en la que le comunicaba su cabreo e indignación por la partida destinada a la circunvalación. «Esa variante debía de estar terminada hace años, nos sentimos ninguneados por esta su administración. No queremos promesas, queremos máquinas trabajando», le dice. Y ayer registró un documento en la Diputación Provincial. En este caso dice que no ha percibido en el presidente ni en ninguno de los partidos representados en esta institución acciones exigiendo más inversiones en la comarca. Les pide que ellos y las máquinas empiecen a trabajar. 



Fuente original: www.diariodeburgos.es