Alcalde de Aranda. “Seguimos con los brazos abiertos pero hay que bajar la tensión”

A punto de cumplir cuatro meses como alcalde de Aranda de Duero la relación con el Partido Popular y con el PSOE es cada vez más distante. “Cuando llegamos lo primero que hicimos fue tender la mano a todos los partidos porque nosotros no somos políticos profesionales, creemos que todos podemos sumar y por eso les ofrecimos un gobierno de unidad, sin ideologías ni egos, pero lamentablemente hasta ahora esto no está siendo así”, afirma el alcalde, Antonio Linaje.

El PP rechazó la propuesta casi desde el primer momento pero el diálogo “sigue abierto en el día a día”, “tanto con ellos como con Vox”. Sin embargo, con el PSOE la negociación para entrar a formar parte del equipo de gobierno ha tenido un mayor recorrido. De hecho, ha habido momentos en los que se llegó a pensar que el acuerdo iba a ser cuestión de días. “Yo ya no me meto. Respeto su decisión, si quieren sumar y formar parte del gobierno, las puertas siguen abiertas. Si prefieren estar en la oposición están en todo su derecho, pero yo les pediría por favor que hagan una oposición constructiva y no destructiva como estos primeros 4 meses. Nosotros no somos políticos profesionales, no entendemos de estrategias, pero tenemos claro que el objetivo de cada día debe ser Aranda de Duero. Al final estos debates estériles solo hacen perder un tiempo que no tenemos. Hay mucho trabajo por hacer y muchos temas importantes como mejorar la prestación de los servicios públicos de los ciudadanos, solucionar el atasco de Obras y Urbanismo, dar un impulso a Juventud o mejorar la gestión en limpieza y jardines.

“Hay que bajar el tono”

Según explica, la tensión se vive cada día y ambos partidos mayoritarios “lo ponen difícil”. “No solo consiste en votar en contra o a favor de las propuestas, hay que bajar el tono, sentarse, y favorecer un clima adecuado en las comisiones y en general en toda la actividad municipal”, defiende mientras pone como ejemplo las comisiones técnicas. “Se supone que son reuniones de trabajo pero ellos saltan y se atacan en cualquier momento con temas completamente ajenos al orden del día. Esto nos sorprende muchísimo”.

Ha habido momentos públicos de tensión como cuando el PP y PSOE hicieron valer su experiencia sellando un pacto entre bambalinas que les sirvió para arrebatar al equipo de gobierno los puestos de representación municipal en la Ruta del Vino y en el Consorcio de Residuos, ante la sorpresa de un equipo de gobierno que no lo vio venir. “Es algo incomprensible. No lo entiendo ni como alcalde ni como ciudadano de a pie. Son dos partidos que no se ponen de acuerdo en nada, aunque sean cuestiones de interés general pero para repartirse carguitos sí, es una pena”, lamenta convencido de que esos cargos no son un capricho. “Deberían estar ocupados por un concejal del equipo de gobierno”.

El alcalde, Antonio Linaje, insiste. “Nosotros estamos convencidos. Sería mucho mejor trabajar todos juntos como ya estamos haciendo Sentir Aranda, Podemos e Izquierda Unida y Ciudadanos. Creo que los ciudadanos no entenderían otra cosa. Por eso espero y deseo que tanto los partidos de la oposición como el propio equipo de gobierno tengamos esa altura de miras que necesita Aranda, e intentemos rebajar la tensión para entre todos poder llegar a acuerdos que nos permitan defender los intereses de Aranda y construir una ciudad mejor”, termina.

Sorpresa electoral

La victoria de Sentir Aranda fue una sorpresa. Aunque las encuestas apuntaban a que iban a tener un buen resultado, la realidad superó toda expectativa. Con 3.326 votos y 6 concejales, la agrupación de electores entró en el Ayuntamiento de Aranda por la puerta grande, ante la sorpresa de un Partido Popular y un PSOE que tampoco esperaban el batacazo que les dio las urnas.

El PP perdió en las últimas elecciones municipales de mayo 430 votos, pero 2.697 si sumamos los apoyos que ha perdido desde el año 2011. En el caso del PSOE, tres cuartos de lo mismo: 1.618 votantes menos en 2023 y un total de 2.678 apoyos menos desde 2011. La conquista de Sentir Aranda fue transversal pero con seis concejales estaba en minoría. El 28 de junio alcanzó el primer gran acuerdo de gobierno, con Podemos e Izquierda Unida y Ciudadanos, pero todavía no ha logrado la ansiada mayoría. 

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com