Canicosa de la Sierra. Un enclave privilegiado rodeado de naturaleza

Canicosa de la Sierra es una localidad ubicada en la comarca de la Sierra de la Demanda, un municipio que ha estado siempre estrechamente ligado a la producción de madera y la piedra. No hay documentos que puedan aclarar el origen del nombre de este municipio. Entre las diversas teorías que se manejan sobre el origen del nombre está la que apunta a la etimología latina de Canne-cosa, un «lugar de cañas», sobre la que se elaboró el escudo heráldico de la villa, con un cuartel en el que aparecen unos juncos.

Entre los lugares de interés de esta localidad serrana destaca la iglesia de San Esteban. En sus orígenes la iglesia rupestre dio paso a un templo visigodo sobre el que se levantó una iglesia nueva en el siglo XVI. La visita por el patrimonio monumental de Canicosa de la Sierra ofrece la posibilidad de visitar diversas ermitas por el entorno. Se puede disfrutar, en este caso, de las ermitas de San Roque, la del Carrascal, la de San Bartolomé y la de Veracruz.

Otro de los espacios de interés es el castro, ubicado en la zona alta del pueblo. En este lugar se establecieron los celtíberos, y son aún visibles restos de la muralla del asentamiento primitivo. También hay referencias a que elCura Merino lo utilizó durante la Guerra de la Independencia.

La antigua arquitectura civil de la zona se puede ver sobre el terreno en las casas carreteras. Adaptadas al modo de vida de sus habitantes, se caracterizan por tener tejados de gran vuelo y un gran porche en el que se guardaban los carros. También hay casonas barrocas, que datan de mediados del año 1700.

Canicosa comparte con Quintanar de la Sierra y Regumiel de la Sierra el llamado Comunero de Revenga, terreno sobre el que comparten jurisdicción. Entre pinares se levanta una pequeña ermita y una casona que sirve de albergue. Más reciente es la Casa de la Madera, una instalación con la que se busca fomentar el turismo sostenible. El entorno permite realizar diferentes rutas, bien a pie, bien en bicicleta. Entre las rutas a las que se puede acceder desde Canicosa de la Sierra destacan las que se pueden realizar por los montes cerca de la localidad, de diferente longitud y dificultad.

Uno de los atractivos naturales de Canicosa de la Sierra y de su privilegiado entorno es el de la setas. Son ya un referente las Jornadas Micológicas que organiza la localidad, que este año, a finales del pasado mes de octubre, celebró la 33 edición de unas jornadas en las que se da a conocer un producto que se ha convertido en fundamental en los menús de temporada que ofrecen los restaurantes de la zona.

Además de ser un encuentro de carácter gastronómico es también un evento en el que se fomenta el conocimiento científico de los diferentes ejemplares de seta que se exponen en las jornadas, con la participación de expertos.

Las fiestas forman parte importante de la vida de esta localidad. Cuando termina el mes de abril, es tradición la pingada del Mayo, que representa la celebración de la primavera. 

Entre ellas destaca la romería de la Virgen de Revenga, en la que participan también las localidades de Quintanar y Regumiel. Es una de las fiestas más antiguas de toda Castilla y León con más de 500 años de historia.

Si se sigue el calendario, en enero se celebran las fiestas de las cofradías. El 17 de enero se celebra San Antón, mientras que el 20 de enero se conmemora San Sebastián. La Semana Santa también es una festividad que se celebra con devoción en Canicosa de la Sierra, mientras que en mayo organiza la ya mencionada de la Virgen de Revenga. Durante el mes de agosto, Canicosa rinde homenaje a San Bartolomé y a San Roque, una de las más populares de la localidad.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com