El albergue de San Zadornil debe estar listo antes de acabar 2024

La primera gran actuación del Plan de Sostenibilidad Turística en Destino para el entorno de Garoña ya está lanzada y tendrá que concluir antes de finales de 2024. Es más, el 60% del casi medio millón de euros que costará convertir en albergue una vieja vaquería ubicada junto a la Casa del Parque de San Zadornil debe ejecutarse en el primer semestre del próximo año, según las condiciones que se establecen en el pliego de licitación, que gestiona la Diputación de Burgos.

De ahí que la contratación se gestione por el procedimiento urgente y el martes se cerró el plazo para presentar ofertas a la obra, que tendrá 9 meses de plazo. La Diputación aporta 300.000 euros y adelanta el resto, en virtud de un convenio firmado con la Fundación Patrimonio Natural, a la que se cederá la gestión por 25 años. El Ayuntamiento pondrá hasta 60.000 euros para equipar el inmueble. 

El albergue tendrá capacidad para un autobús escolar, ampliables hasta 71 plazas, repartidas por 14 habitaciones, según el diseño proyectado, que ha primado que cada habitación tenga su propio baño, evitando los compartidos. En la planta baja se ubican las de menor capacidad, hasta un máximo de 4 ocupantes, destinadas a un turismo más familiar y cada una con su aseo independiente. 

Dos estancias son habitaciones adaptadas para personas con problemas de movilidad. Se distribuyen por el perímetro de la planta, mientras en el centro queda un espacio libre que hace las funciones de distribuidor y de zona común. En este espacio están las escaleras que dan acceso a la planta superior y una pequeña encimera con fregadero y pequeños electrodomésticos. En el segundo piso se ubican las habitaciones para grupos.

El edificio se construyó en 1953 y fue utilizado como vaquería y almacén, para ser abandonado después. A principios del siglo XXI estaba prácticamente arruinado y con la cubierta semihundida, sobre todo la zona sureste. 

Entre 2008 y 2010 se reformó la mitad del edificio para destinarlo a Casa del Parque, conocida como La Metrópoli Verde, con un amplio aparcamiento para visitantes. En el invierno de 2014, debido a las fuertes nevadas, se hundió la cubierta de la zona sin reformar, precisamente donde ahora se va a habilitar el albergue. Reparada en 2020, se acomete también una actuación para dotar al edificio de una cafetería-restaurante con un coste de 480.000 euros, aunque todavía no ha abierto.



Fuente original: www.diariodeburgos.es