La Junta destina un millón de euros a la mejora de las explotaciones agrarias de Burgos

Las explotaciones agropecuarias de la provincia de Burgos, ubicadas en municipios de menos de 2.000 habitantes, podrán optar a ayudas económicas de hasta 20.000 euros para mejorar las condiciones de seguridad y salud y, con ello, reducir la siniestralidad laboral. Esta es una nueva línea de subvenciones que pone en marcha la Consejería de Industria, Comercio y Empleo y que convocará la Diputación con un presupuesto cercano al millón de euros (998.249,39 euros).

El consejero de esta área, Mariano Veganzones (Vox), y el presidente de la Institución Provincial, Borja Suárez (PP), han presentado los principales aspectos de la convocatoria que permitiría adquirir o adaptar la maquinaria agrícola, realizar obras de mejora de las naves agrarias o ganaderas, mejorar el almacenamiento de productos como carburantes o fitosanitarios y adecuar los accesos a las instalaciones. Todo tipo de actuaciones dirigidas a mejorar las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores de este tipo de empresas.

Veganzones ha trasladado que la Dirección General de Trabajo ha desarrollado una estrategia específica para el mundo rural a la vista de que se había observado que el índice de siniestralidad laboral en pequeñas explotaciones era mayor a la media «por lo que nos embarcamos en esta apuesta destinada a los municipios de Castilla y León de menos de 20.000 habitantes».

La Consejería ha destinado 6,8 millones de euros a las nueve provincias y ha apostado por el trabajo conjunto con la diputaciones para distribuir las subvenciones «porque por su idiosincrasia podrán hacer llegar estas políticas de manera más eficaz», asegura el consejero. Un mensaje que ha reforzado Suárez que resalta «el ejercicio de colaboración para poner en marcha políticas efectivas y reales de las que afectan a los ciudadanos de la provincia burgalesa».

El presidente de la Diputación, que explica que el periodo subvencionable se extiende del 1 de octubre al 30 de junio de 2024, entiende que la administración provincial puede hacer llegar estas ayudas a quien tenga una necesidad para mejorar las condiciones de sus centros de trabajo.

La convocatoria, que se ha aprobado en la última Junta de Gobierno de la Diputación, se abrirá con carácter inmediato y se establece que es de concurrencia competitiva. La subvención máxima, como se ha apuntado antes, es de 20.000 euros, una cantidad que no debe superar el 50% de la inversión que realicen los propietarios de la empresa agrícola.

Este tipo de ayudas están destinadas a personas físicas y jurídicas, así como cooperativas agrarias y sociedades agrarias de transformación, entre otros posibles beneficiarios. Las solicitudes se pueden presentar en el plazo de dos meses desde que se publique la convocatoria en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Datos de siniestralidad

El consejero de Empleo, Industria y Comercio observaba que en el primer semestre del año (de enero a junio) se han reducido en la provincia de Burgos los accidentes laborales mortales, así como los graves. En el caso de los graves, han caído entorno a un 60% en los primeros seis meses del año y los mortales han bajado alrededor del 42%. «La siniestralidad cero es casi imposible, hay que ser realista, pero el objetivo es reducir aquellos que causan secuelas graves», manifiesta.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com