Los buses urbanos de Aranda ya rozan el nivel precovid tras un mayo de récord

Mes a mes, el servicio de transporte público de Aranda de Duero remonta el vuelo. En lo que va de año, ya suma un total de 43.725 viajeros, lo que representa un aumento del 33% respecto al mismo periodo de 2022, cuando se contabilizaron 32.912 usuarios. Ahora, con la flota de vehículos renovada desde enero y la pandemia prácticamente superada al completo, el servicio se recupera progresivamente y presenta una evolución al alza. 

Aunque todavía no iguala las cifras previas a la crisis provocada por el coronavirus, se aproxima bastante, especialmente tras haber vivido un mes de mayo de auténtico récord con 10.462 usuarios, el dato más elevado de un solo mes en los últimos cinco años. A ello se añaden otros 7.444 viajeros durante abril, 9.730 más en marzo, 8.415 en febrero y 7.674 en enero, como precisan desde la empresa concesionaria, la UTE formada por Dávila y Clemente. 

Así las cosas, todos los meses de 2023 han terminado con un incremento de viajeros en comparación con 2022, periodo que acabó con 6.413 usuarios en enero, 7.592 en febrero, 6.477 en marzo, 4.973 en abril y 7.457 en mayo. 

Las estadísticas de 2023 también mejoran las de 2021 en la capital ribereña, que se desglosan de la siguiente manera: en enero se anotaron 5.463 viajeros, en febrero 6.019, en marzo 7.196, en abril 6.166 y en mayo otros 7.278. Obviamente, en 2020, con el estallido de la pandemia, las cifras cayeron en picado. Ahora bien, cabe destacar que enero comenzó con 10.209 viajeros, uno de los mejores datos históricos. Febrero siguió con 9.939 y después marzo se hundió hasta los 5.414, abril acabó con apenas 1.025 usuarios y mayo con otros 1.789. 

No obstante, si se comparan los datos de 2023 con los de 2019, aún no se ha igualado el nivel que había antes de la crisis de la covid, aunque la diferencia cada vez resulta menor. Desde enero hasta mayo de 2019 el total de usuarios ascendió a 46.706, frente a los 43.725 del mismo periodo de 2023. Y es que el mes de enero de hace cuatro años terminó con 9.236 viajeros, febrero con 9.255, marzo con 9.818, abril con 8.151 y mayo con 10.219. Desde la empresa concesionaria del servicio en Aranda subrayan la mejora continua que experimentan mes a mes en una ciudad en la que pese a contar con poco más de 33.000 habitantes, los autobuses tienen una demanda notable. También los turistas recurren cada vez más al transporte público y, por ejemplo, en Sonorama Ribera crece considerablemente su uso. Los billetes se expiden dentro de los buses y en la Oficina de Turismo se da información de las líneas que se prestan.

Mientras, varios usuarios critican que ciertas paradas, como la de la calle Goya, se hallan «sucias» y sin línea amarilla en el suelo, por lo que algunos conductores aparcan ahí sus vehículos e impiden el acceso a los autobuses. 



Fuente original: www.diariodeburgos.es