Los feriantes querían quedarse este fin de semana en Aranda pero el Ayuntamiento lo impide

Aunque el Ayuntamiento había rechazado la solicitud de que la feria se prolongase durante la semana posterior a las fiestas de Aranda, los feriantes habían solicitado poder abrir al menos este fin de semana. Estaban dispuestos incluso a rebajar de 4,5 y 3,5 euros a dos euros todas las atracciones, pero no ha sido posible. Según explican, al existir una ordenanza con unas tasas estipuladas, el Ayuntamiento exigía volver a pagarlas por completo, como ya hicieron durante los diez días de fiesta. “Nos pedían que pagásemos la misma cantidad por tres días, era inviable”, asegura uno de los feriantes, Pablo Gómez González.

Con todo ya recogido, la feria confía en tener más suerte el año que viene y poder prolongar su estancia en la capital ribereña. La medida seguro sería bien acogida por los muchos adolescentes y jóvenes que casi nunca tienen actividades de ocio los fines de semana. Para los feriantes, por su parte, es una manera de llenar la agenda en una semana que está parada entre el fin de las fiestas patronales de Aranda y el inicio de las de Zaragoza.

Fuente original: elcorreodeburgos.elmundo.es