Los pueblos del Canal de Castilla piden a la CHD mejores accesos y promoción

De poco vale tener una gran joya si no se sabe lucir y eso precisamente le ocurre al tramo burgalés del Canal de Castilla. Cuenta con todos los requisitos para triunfar, pero no se ha conseguido explotar todo su potencial turístico. La CHD ha anunciado que va a consolidar esta infraestructura como corredor ecológico y cultural con 9,6 millones en las provincias de Burgos, Palencia y Valladolid, por lo que desde nuestra provincia se reclama una mayor promoción, ampliar la oferta turística, limpiar la maleza del cauce y mejorar los caminos de acceso para llegar hasta la zona.

«Fue una obra muy buena y gente que viene de otras provincias dice que tenemos una maravilla, pero no se ha sabido dar propaganda. Si esto pasa en el País Vasco estaría funcionado a tope», comenta Miguel Ángel Pinto, alcalde de San Llorente de la Vega. Así, solicita que se intensifique el trabajo de promoción que no se ha hecho hasta ahora para «salvar» los diez kilómetros del tramo burgalés, ya que considera que eso aportará grandes beneficios al entorno. «Para relanzarlo no lo veo mal, hay sitios para comer, pero no pretendas que sea un ‘boom’ el primer día», explica, y añade que existen razones de sobra para apostar por el turismo.

Pero más allá de impulsar una promoción que permita conocer bien el Canal de Castilla a su paso por Burgos, su mantenimiento y conservación resulta vital. El alcalde de Melgar de Fernamental, José Antonio del Olmo, solicita principalmente que las esclusas se puedan levantar para que pase el barco así como la limpieza del Canal.  «Se debería dragar, la gente que mejor lo conoce dice que se ha metido como metro y medio, el cauce lo va comiendo la maleza», manifiesta. Eso provoca que a los barcos cada vez les cueste más circular y tengan que buscar cómo pasar en algunos puntos. «Hay árboles que caen y se quedan ahí», desarrolla.

Desde Castrillo de Riopisuerga, Carmelo Dehesa, lamenta la «dejadez absoluta» por parte de Confederación. «No es que estén haciendo algo ecológico, es una dejación de funciones», expone. De la misma forma, asegura que «para que haya algo de turismo se tienen que ofrecer más cosas, puede que pasen muchas bicis pero no paran». Propone, por ejemplo, incluir diversas iniciativas o actividades culturales y de ocio en cada pueblo que atraviesa para que tenga mayor repercusión. «Algo que sirva de entretenimiento entre los tramos para quien acude y que ahora no se puede encontrar», afirma. Además, se queja de que para las inversiones nunca se ha pedido opinión a los pueblos. «No nos tiene en cuenta ni la Diputación de Burgos, ni la Junta de Castilla y León, ni Confederación, ni nadie», añade.

Y los alrededores del Canal tampoco se libran de estos males. Muestra de ello es el camino para llegar algunos servicios como el Restaurante Carrecalzada, que no se encuentra asfaltado y cuando llueve se convierte en un auténtico barrizal por el que resulta imposible pasar. Aunque desde el propio Ayuntamiento de Melgar se ha intentado actuar no se ha concedido permiso para ello y la zona todavía sigue igual. Un entorno digno y con espacios más accesibles favorecería la llegada de visitantes.

Esclusas sin uso. En un principio se pensaba subir la esclusa de San Llorente y seguir hacia Olmos de Pisuerga, pero en este momento no funciona, explica el alcalde de Melgar. «Ahora se hace un recorrido canal abajo hacia el Puente del Rey o Acueducto de Abádanes, donde la gente puede ver la zona», comenta sobre las limitaciones. Por otro lado, el barco de Melgar se encuentra en funcionamiento, pero Del Olmo lamenta no recibir ninguna subvención por parte de la Diputación de Burgos. «En el caso de Palencia la Diputación sí da un dinero a la empresa que lo gestiona», defiende. Nadie entiende que en nuestra provincia no se fomente este Bien de Interés Cultural y, en ese sentido, Miguel Ángel Pinto exige que se invierta en un proyecto que revitalice lo que poseen.

Inversión para la zona. La CHD ha anunciado su intención de invertir 9,6 millones de euros en los 207 kilómetros de recorrido y, como aseguró su presidenta, María Jesús Lafuente, se está redactando el proyecto para fomentar el turismo de naturaleza, cultural y de ocio. Ahora es tiempo de que los municipios aporten sugerencias e inquietudes. La delegada del Gobierno en Castilla y León, por su parte, afirmó que la iniciativa permitirá «poner la infraestructura hidráulica en valor como recurso turístico e impulsar el Canal como motor de dinamización económico de los pueblos ribereños afectados, que son cerca de 40 de tres provincias». La esperanza se mantiene en territorio burgalés para que llegue el anhelado apoyo.



Fuente original: www.diariodeburgos.es