“Pensaba que Ribera iba a ser más simple, pero he encontrado mucha tecnología e innovación”

José Osvaldo Amarante, de Mistral Importadora LTDALoreto Velázquez

José Osvaldo Amarante, de Mistral Importadora LTDA

La importancia de conocer el mercado. Según explica José Osvaldo Amarante, de Mistral Importadora LTDA, el poder adquisitivo es limitado para un amplio número de brasileños. Sin embargo, encaja muy bien con las poblaciones inmigrantes de Francia e Italia, donde el poder adquisitivo es elevado. 
Según detalla, el crecimiento de los vinos de España ha sido sorprendente. “Hace veinte años aquí se veía sobre todo vinos franceses, italianos y portugueses y España estaba en una posición muy por debajo, pero ha ido subiendo de forma progresiva y ahora supera incluso a Francia”, afirma convencido de que la tendencia crecerá aún más si la Ribera del Duero y la marca España siguen promocionando su calidad en tierras brasileñas. “La Ribera del Duero lo está haciendo muy bien. Cada vez que vengo aparecen nuevas bodegas y la calidad es cada vez más alta”, termina el representante de esta importadora con 6.000 referencias.

Jones Valduga, de Domno Wines, de la Familia ValdugaLoreto Velázquez

Jones Valduga, de Domno Wines, de la Familia Valduga

“He encontrado una Ribera del Duero muy, muy bonita, con una gran estructura vitivinícola”. Según explica Jones Valduga, el consumo de vino en Brasil se disparó en la pandemia y ahora está en 2,5 litros por persona y año. “Si tenemos en cuenta que hay 220 millones de personas, el potencial es brutal, pero hay que saber bien los problemas de aranceles, que en cada estado son distintos, y hay que conocer el mercado brasileño y ver a qué sector te quieres dirigir”, aconseja.

Jussara Durães (derecha) de Premium Importação Exportação e Comércio LTDALoreto Velázquez

Jussara Durães de Premium Importação Exportação e Comércio LTDA

“Tenía una idea preconcebida, pensaba que Ribera iba a ser más simple, pero nada de eso, me he encontrado una región de proyectos familiares pero también mucha tecnología e innovación”, asegura Jussara Durães, de Premium Importação Exportação e Comércio LTDA, sorprendida por el esmero con el que los viticultores y las bodegas cuidan el viñedo. “Me ha sorprendido la modernidad y la frescura”, señala esta importadora que comenzó a funcionar en el año 1999, con vinos de Nueva Zelanda, y hoy cuenta con un portfolio con 1.000 vinos. “No teníamos ninguna marca de Ribera del Duero y en este viaje estoy buscando”.
En su opinión, el vino de Ribera del Duero encaja con los gustos de un consumidor brasileño que busca vinos con cuerpo pero a la vez afrutados, sin un tanino marcado.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com