PP, Vox y Sentir Aranda insisten en la inclusión del Tren Directo en la red básica

El consenso impera a la hora de defender la reapertura del Tren Directo entre Madrid y Burgos con parada en Aranda de Duero. Pese a los matices y los reproches sobre lo que no se hizo o lo que se está haciendo, todos los grupos políticos de la provincia parecen remar en la misma dirección. Sin embargo, la inclusión de esta línea en la Red Básica Ferroviaria Transeuropea provoca choques dialécticos como el de este viernes en el pleno de la Diputación tras la proposición conjunta de Vox y Sentir Aranda, a la que finalmente se sumó el Partido Popular, para exigir al Gobierno la inclusión del Directo en dicha red dentro del Corredor Atlántico.

La moción salió adelante, como es lógico, pero se topó la abstención del PSOE. El motivo, básicamente, obedece a la aprobación provisional, este mismo lunes, del reglamento de la Red Transeuropea de Transporte que mantiene a la terminal de Villafría como nodo global. En base a ello, la portavoz provincial del grupo socialista, Nuria Barrio, sugirió la posibilidad de redactar una «proposición actualizada» y no una «caducada» con el objetivo de plantear «opciones concretas y realistas».

Más allá de la ausencia de la diputada de Sentir Aranda, Belén Esteban, por motivos de salud, el portavoz de Vox, Ángel Martín, se negó a retirar la moción porque la aprobación del reglamento no es definitiva. «Estoy absolutamente seguro de que la Unión Europea sería sensible a una solicitud por parte del Gobierno de España para que se incluya a Burgos como nodo básico», señaló convencido, además, de que el Directo podría tener cabida en la red si existiese voluntad política para su adecuación en tiempo y forma.

En la misma línea, la portavoz del PP, Inmaculada Sierra, consideró que «todavía estamos a tiempo de poder reclamar». Además, se mostró partidaria de «elevar la voz», en sintonía con la «sociedad civil» que contempla nuevas «movilizaciones» el próximo año, para que «no tener que esperar hasta 2050» para que lleguen inversiones de calado. Martín, por su parte, pidió a los socialistas burgaleses que «no sean tan sumisos a Sánchez» tras esgrimir que el «desprecio» hacia la provincia se debe a que «no se necesitan los votos de los diputados de Burgos porque ya los tienen cautivos».

Santander-Mediterráneo

También se debatió en el pleno la propuesta del PSOE para que la Diputación asuma los gastos que conlleva el mantenimiento de las vías verdes de la extinta línea ferroviaria Santander-Mediterráneo a su paso por la provincia. En esta ocasión, los socialistas obtuvieron el respaldo de Vox una vez aceptada su enmienda, consistente en financiar estas actuaciones a través de convenios o subvenciones.

No aceptó el PSOE, sin embargo, la enmienda del PP relativa a instar al Gobierno central a hacerse cargo del mantenimiento de las vías verdes al tratarse de su competencia. Sobre este punto, la socialista Purificación Rueda puso de manifiesto que el Ejecutivo ya advirtió en su día que «el mantenimiento es responsabilidad del promotor del itinerario, en este caso la Diputación de Burgos». Previamente, Sierra había reprochado que «se nos llena la boca con lo de las competencias impropias como las residencias, las iglesias o los colegios» cuando lo que se debería hacer es «exonerar a los ayuntamientos de la carga que supone mantener este tipo de vías».

La propuesta hubiese salido adelante de no ser por este rifirrafe, ya que todos los grupos estaban de acuerdo en promover, tal y como exponía el PSOE, un plan para «favorecer la conectividad» de las vías y poner en valor su potencial turístico.

Presupuesto aprobado

El último pleno del año sirvió también para aprobar definitivamente el presupuesto de la Diputación para 2024. A la hora de recalcar su rechazo a las cuentas del equipo de Gobierno, Barrio insistió en el recorte en materia de Planes Provinciales y el número de vacantes, que ronda el 40% entre personal funcionario y laboral.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com