Aprender jugando la importante lección de no morir en la carretera

Normalmente en clase estudian matemáticas, inglés, lengua… pero esta semana los niños del colegio Vera Cruz de Aranda de Duero han aprendido, jugando, una lección que les puede salvar la vida. 650 escolares han participado en las Jornadas de Educación Vial, una iniciativa puesta en marcha por la Fundación Michelin, dentro del programa educativo mundial de seguridad vial para una nueva generación (VIA). “La educación vial es un objetivo básico para la Fundación Michelin por lo que solo podemos agradecer la implicación de este colegio, que es pionero y que se vuelca como pocos en esta causa”, destaca el portavoz de la Fundación Michelin en Castilla y León, Julián Picapiedra.

Según explica, la educación vial va más allá de las simples señales que tanto peatones como conductores y ciclistas debemos respetar. “Cuando antes aprendan estos conceptos, que son básicos pero muy importantes, mucho mejor; por eso animamos al resto de colegios públicos, privados o concertados a seguir el ejemplo del colegio Vera Cruz, un centro educativo que no solo dedica una semana entera a la educación vial, es que además lleva 8 años haciéndolo. De hecho, fue el colegio el que se puso en contacto con nosotros”, alaba.

Y así, si el año pasado los niños aprendieron la importancia de ponerse el cinturón de seguridad con un coche que literalmente volcaba, en esta ocasión, además del tradicional circuito y los talleres, el teatro ha sido protagonista. Gracias a la implicación de la Policía Local, una ambulancia de Cruz Roja y los alumnos de la ESO, los niños han visto de cerca un simulacro de accidente que provocó una conductora de bicicleta que iba hablando con el móvil por una rotonda. “Ha sido muy divertido pero sobre todo muy interesante porque ahí había 650 niños que no perdían detalle; niños desde los 2 años a los 16. Desde luego es una experiencia muy enriquecedora”, destaca el director pedagógico del colegio Vera Cruz, Guillermo Bajo.

La semana ha sido intensa. Los estudiantes de Infantil y Primaria han interiorizado formas de movilidad sostenible en el acceso al colegio como caminar, pedalear, compartir coche o estacionar bien. Por otro lado, los alumnos desde los 2 años hasta 4º de Primaria se han sacado el carnet de ciclista en el circuito de Educación Vial facilitado por la DGT.

En cuanto a los cursos de 5º y 6º de Primaria han participado en una marcha en bicicleta y en un taller para tener la bici a punto, gracias a Biciaranda y la participación de dos ex alumnos del colegio, Mario Aparicio y María Cabañas. Uno de los atractivos más aplaudidos ha sido el concierto del ‘Poli Marchoso’. “Estas Jornadas de Educación Vial, tan importantes para la educación integral de nuestro alumnado, han sido posible gracias también a la Asociación Internacional de Profesionales para la Seguridad Vial (AIPSEV), Biciaranda, Policía Local de Aranda de Duero, Cruz Roja Aranda y Fundación Mapfre”, agradece.

Jornadas de educación vial en el colegio Vera CruzVera Cruz

El mensaje ha calado. “Ha estado muy bien porque más allá de cosas que ya sabemos, cómo que no se tiene que hablar con el móvil cuando se va en bici o conduciendo, también hemos aprendido cosas que no sabíamos, cómo que en caso de accidente, no se puede quitar el casco o dar agua a un herido”, explica Alfonso, un alumno de 3ºESO.

Lola Velasco y Lola Mate también tienen clara la enseñanza. “Hemos aprendido que tenemos que mirar las señales y hacerlas caso, y si vemos a un mayor cruzando mal le tenemos que tirar del brazo pero sin romperle nada”, ríe. En el coche, añade, “nos han explicado que aunque queramos ir delante es mucho más seguro ir detrás y siempre con cinturón y silla o alzador, hasta que seamos mayores, porque si hay un frenazo podemos salir disparados”.

Más allá de la seguridad vial también ha habido consejos muy prácticos. “Nos han explicado que si un día te pierdes hay que quedarse en el lugar y no moverse nunca. Si no hay ningún policía cerca lo mejor es entrar en una tienda y pedir un teléfono para llamar a tus padres o al 112. También nos han dicho que nunca le demos la mano a un desconocido”, señala Lola Mate. Ellas lo tienen claro: “ha sido una semana guay”. “Lo hemos pasado genial”.

Desde que se puso en marcha este programa que fue creado por las Fundaciones Corporativas de Michelín y Total, con el respaldo de la Asociación Mundial para la Seguridad Vial, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, han aprendido jugando 5.800 escolares a nivel nacional y más de 650 de Castilla y León.

Sobran los motivos. Según datos de Fesvial, desde el año 1950 más de 325.000 personas han fallecido en las calles y carreteras españolas y más de 50 millones de personas han sufrido lesiones que les alteran la vida. Los niños y los adultos jóvenes son los más afectados por esta crisis, ya que los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los jóvenes de 5 a 29 años.

Entre las principales causas están las distracciones, velocidad, alcohol y drogas. “Son las causas que están detrás del 70% de los siniestros viales mortales durante los últimos años”, advierten.

Con 1.145 víctimas mortales y casi 5.000 lesionados en 2023, la DGT advierte de un estancamiento y hace un llamamiento a la responsabilidad, porque la mayoría de los siniestros de tráfico son evitables. Los principales grupos de riesgo son los más vulnerables: ciclistas, peatones y personas mayores. Especialmente preocupante es el caso de los motoristas con un aumento de fallecidos en 2023 del 19%, así como el aumento de lesividad y mortalidad en personas que siguen sin ver el cinturón de seguridad como el mejor aliado para sobrevivir a un accidente de tráfico.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com