Aranda opta a una subvención pionera para cuidar a sus 400 gatos callejeros

Solo uno de cada 8 municipios lo ha logrado y en Castilla y León únicamente dos. El Ayuntamiento de Aranda ha accedido a una subvención pionera para mejorar la gestión de las colonias de gatos callejeros. Según explica el concejal de Medio Ambiente, Carlos Medina, a los 23.000 euros que recibirán de esta subvención del Ministerio, llegada de la Agenda 2030, el Consistorio sumará los 6.000 que había presupuestados el año anterior y que pretende mantener mientras dure la legislatura.

La medida beneficiará a los 400 gatos callejeros que aproximadamente hay Aranda de Duero repartidos en unas 40 colonias.

Aunque el Ayuntamiento será el encargado de contratar los cuidados veterinarios y las esterilizaciones, y de comprar los suministros, a la hora de desarrollar la tarea de capturar a los gatos para llevarlos a las clínicas veterinarias lo harán los voluntarios de la asociación animalista FiliniSave a través del método: FER (captura, esterilización y retorno al lugar donde fue capturado). El Consistorio sufragará también el coste de la vacunación y desparasitación, dos factores obligados en la nueva Ley de Bienestar Animal.

El concejal destaca el avance de este modelo, embrionario en muchos municipios, que busca proteger de una manera más eficaz la gestión de las colonias felinas, una competencia que, recuerda, es municipal.

Con este mismo objetivo, la Concejalía de Medio Ambiente va a trabajar en la creación de la figura del alimentador autorizado y gestor de colonias, una especie de carnet que deberán tener las personas que quieran alimentar a los gatos callejeros de Aranda. “Con esta medida podríamos coordinar mejor y evitar duplicidades porque ahora vemos casos en los que hay 4 personas alimentando una misma colonia”, argumenta la presidenta de FiliniSave, Sara Barcenilla.

Hasta que ese ‘carnet’ se formalice, las personas interesadas en cuidar a los gatos callejeros deben ponerse en contacto con la asociación animalista. “Es importante antes de poner comida a un gato hacerlo de manera correcta: tratar de ver si está integrado en una colonia y luego elegir el lugar y no dejar residuos”, insiste Sara.

La iniciativa busca además controlar la alimentación que llega a estos animales; muchas veces sobras de comida de humanos que no son aptas. “Hemos visto espinas de pescado clavadas en la boca”, advierte convencida de que hay que dar una comida adecuada, de calidad, “para que les nutra, no les cebe”.

Para las personas que quieran ayudar pero que no puedan asumir la responsabilidad del gestor o alimentador de colonias, el mejor consejo es que observen. “Si quieren ayudar que avisen cuando vean algún gato en mal estado y que pongan agua si ven que no tienen”.

Los interesados tienen una cita informativa el próximo 3 de marzo con un taller sobre ‘Gestión y alimentación de colinas, rescate de gatos’. Tendrá lugar a las 10.30 horas en el salón de sindicatos de la calle Isilla. Para participar hace falta inscribirse de forma previa en el email felinisave@gmail.com. “Ya han confirmado 40 personas algunas del País Vasco, Soria y Burgos”, anima Sara Barcenilla.

Centro de Acogida

Pero, ¿Qué va a pasar con el Centro de Acogida de Animales? Cuando la instalación se construyó en Aranda en el año 2010, las expectativas eran grandes: se alzaba como un centro de referencia con capacidad para 100 perros y gatos en los que habría sacrificio cero, pero la apertura nunca llegó. Hoy, 14 años después su futuro sigue en el aire.

Según explica el nuevo concejal de Medio Ambiente, Carlos Medina, la puesta en marcha de este espacio costaría a las arcas municipales 100.000 euros anuales; un gasto que desde luego descarta. “Se le va a buscar un aprovechamiento pero lo cierto es que el número de perros abandonados ha descendido mucho y el centro ha perdido el sentido que sí tenía en 2010”, zanja.

Los últimos datos, correspondientes al año 2023, así lo demuestran con 12 recogidas al mes. “Afortunadamente hay más concienciación y la mayoría son además perros perdidos que recuperan sus dueños”, asegura.

En la actualidad, el servicio de recogida de perros abandonados o extraviados está en manos de una empresa de Burgos que se desplaza a Aranda cuando es necesario. 

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com