El IDJ da 1,82 millones a 100 municipios para instalaciones

El Instituto para el Deporte y la Juventud (IDJ) ha resuelto la convocatoria del Plan de Instalaciones Deportivas de 2022, que abrió a todas las localidades de Burgos, independientemente de su población, después de que el año pasado se quedaran sin subvención muchos pueblos pequeños. Un centenar de municipios y pedanías se repartirán 1,82 millones para construir nuevas dotaciones o mantener las ya existentes (ver gráfico adjunto), lo que generará una inversión superior a los 5 millones.

La convocatoria, dotada con 2 millones, se dividió en 3 grupos según la población para el caso de nuevos proyectos. Los municipios de más de 250 habitantes tenían 700.000 euros a repartir y se han quedado en 500.000, con 12 solicitudes atendidas. También han sido beneficiarias 17 localidades de entre 250 y los 100 habitantes y 15 que no llegan al centenar, aunque tienen proyectos ambiciosos como el de Cascajares de Bureba, que invertirá 100.000 euros en cubrir y cerrar la bolera, de los que la Diputación aporta 40.000. Esa misma cantidad -la máxima en este grupo de población- recibirá Villaldemiro para el vestuario de la piscina cubierta que acaba de estrenar, Rabanera del Pinar para la tercera fase de la pista de voleibol y Torrecilla del Monte para techar la de pádel.

Para los municipios con más de 250 censados, el tope a aportar por el IDJ se fijó en 90.000 euros. Se beneficiarán Villadiego, para la cuarta fase de la piscina cubierta que acaba de empezar; Santo Domingo de Silos, para cubrir la pista polideportiva y el Alfoz de Quintanadueñas, para sus nuevas piscinas. En estos casos, el Ayuntamiento pone el 70% de la inversión total, mientras que en los más pequeños se reducen al 50 o al 40%. 

Imagen de una piscina en obras en la provincia de Burgos. – Foto: f2estudio

A reparación y mantenimiento irán 540.000 euros, a repartir entre 56 localidades, con una inversión total de 1,84 millones.

DESESTIMADAS. Los proyectos desestimados ascienden a 49. Solo dos de ellos, Castil de Lences y Navas de Bureba, se rechazan por presentar la solicitud fuera de plazo. En otros 18 casos los municipios no han aportado toda la documentación: Araúzo de Miel, Cabañes de Esgueva, Cubo de Bureba, Fresneda de la Sierra Tirón, Hozabejas, Huerta de Rey, La Cueva de Roa, Manzanedo, Pesadas de Burgos,Quintanamanvirgo, Quintanilla Río Fresno, Quintanilla Vivar, Qusicedo, Revilla Vallejera, Villasandino, Zangandez y Zuñeda.

Finalmente, figuran las peticiones rechazadas porque esas localidades fueron beneficiarias en 2021. Son Arroyal de Vivar, Arroyo de Muñó, Barbadillo del Mercado, Busto de Bureba, Canicosa de la Sierra, Citores del Páramo, Entrambasaguas, Fuentespina, Lerma, Medina de Pomar, Melgar de Fernamental, Palacios de la Sierra, Piérnagas, Quintanilla de las Viñas, Quintanilla Sobresierra, Quintanilla Somuñó, Regumiel de la Sierra, San Pedro Samuel, Santa Cruz del Valle Urbión, Santillán del Agua, Tórtoles de Esgueva, Ubierna, Valcabado de Roa, Villagonzalo Pedernales, Villanueva de Gumiel, Villanueva Río Ubierna, Villariezo, Villasur de Herreros y Vilviestre del Pinar.




Fuente original: www.diariodeburgos.es