La intervención judicial evita el corte de suministro eléctrico a Interbon

La intervención del Juzgado de loMercantil evitó ayer in extremis el corte del suministro eléctrico a Interbon, lo que supondría el cese inmediato de la actividad de la principal fábrica del grupo maderero. Iberdrola Generación había advertido el lunes mediante burofax que cortaría la electricidad a la planta si no le eran abonadas las facturas pendientes de los meses de febrero, marzo, abril y mayo y que ascienden en conjunto a más de un millón de euros.
Ante esta tesitura, la administración concursal presentó en la mañana de ayer un escrito ante el Juzgado de lo Mercantil para que se proceda con «carácter de urgencia»al mantenimiento del suministro eléctrico a modo de «medida cautelar inaudita parte», lo que finalmente permitirá a la empresa seguir operando mientras se aprueba y articula el plan de liquidación de la misma y la venta de sus activos a los inversores interesados.
Interbon reconoce la imposibilidad de atender las facturas eléctricas pendientes dado que se encuentra en situación de insolvencia y a la espera de la apertura de la fase de liquidación. Apunta que, según la Ley Concursal, esos pagos atrasados a la eléctrica son créditos generados con posterioridad a la declaración del concurso el pasado 26 de julio de 2012.
Insiste en la necesidad del mantenimiento de la producción mientras se ejecuta la liquidación, para que la empresa conserve su valor de negocio frente a terceros interesados con el fin de lograr el mejor precio de venta.
La negativa de Iberdrola -aduce- provocaría el fracaso del concurso y que la empresa se vea abocada a la liquidación extintiva, «impidiendo la enajenación unitaria de la unidad del negocio».
Recuerda además que la fábrica tiene una plantilla de 286 trabajadores, buena parte de los cuales vivieron ayer una jornada de incertidumbre ante la posibilidad de que Interbon no volviese a fabricar.

A la espera

La empresa se encuentra a la espera de la decisión que adopte el juez en torno a la solicitud de liquidación presentada el pasado 9 de mayo, para lo que cuenta con un plazo de diez días. Sobre la mesa hay una oferta de compra del GrupoLosán, que pagaría 45 millones de euros en un calendario de 11 años por las dos fábricas burgalesas del grupo, Interbon y Unopan, con el compromiso de mantener 280 trabajadores de la actual plantilla.
Asimismo, Interbon asegura que la multinacional Kronospan -con el que mantuvo negociaciones antes de entrar en concurso de acreedores- le ha comunicado que volvería a considerar la posibilidad de invertir en la sociedad en un escenario de liquidación.

fuente: DB