Los grandes proyectos de Ibeas se frenan por la falta de ayuda estatal al Aula Emiliano Aguirre

Los grandes proyectos que Ibeas de Juarros tenía entre manos han quedado paralizados después de que el Gobierno haya denegado la subvención para reformar el Aula Emiliano Aguirre, donde se pretende llevar a cabo un centro cívico y una gran biblioteca con varios salones. Se solicitaron unos 350.000 euros para recuperar de forma completa el inmueble, que también fue casa del médico y consultorio, pero este rechazo trastoca todos los planes previstos del Ayuntamiento. Se trata de una obra que permitirá que el centro social actual lo puedan ocupar las asociaciones y que el centro de día llegue a las antiguas escuelas, lo que también se queda estancado después de esta resolución.

La razón del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible para rechazar este proyecto, para el que se solicitó ayuda en la convocatoria del Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos de Entidades Locales (Pirep), se debe a que no cumple con los criterios de mejora de eficiencia energética. El enfado es mayúsculo ante esta decisión y el alcalde, José Ignacio Colina, expone que han presentado un contencioso administrativo. «Hemos recurrido la resolución, es escandaloso que nos lo hayan denegado y tenemos la razón, así que nos tendrán que explicar bien el motivo», defiende, por lo que lucharán para conseguir esa importante ayuda económica.

El alcalde asegura que el edificio conocido como Aula Emiliano Aguirre ahora no cuenta con ninguna calificación energética y con la reforma pasará a tener la de tipo A, ya que para calentar se piensa poner un sistema de aerotermia, se colocarán nuevas ventanas para disfrutar de un mayor aislamiento y se colocarán paredes y suelos nuevos que mejorarán su estado actual. Aclara en que el tema de la calificación energética se trata del único problema que les han puesto, por lo que asegura que tampoco les podrán poner más pegas a partir de ahora.

Sin embargo, la resolución al recurso presentado saben que puede llevar bastante tiempo y eso descuadra todos los plazos que tenían en mente. El Ayuntamiento también está a la espera de recibir diversos ingresos importantes y cuando eso ocurra podrá acometer con fondos propios un proyecto de esta magnitud, en caso de que no les concedan finalmente ninguna subvención. «Lo tenemos todo atascado y habrá que ver cómo lo encajamos ahora, porque esta obra se trataba de una pieza clave dentro del gran proyecto que queremos desarrollar, afirma Colina.

Para acabar el centro de día en las antiguas escuelas se cuenta con una partida de Planes Provinciales y eso se llevará a cabo este año. «Pero si se pone en marcha tengo que desalojar a las asociaciones porque aún no las puedo ubicar en el centro cívico actual -en uso- al no tener listo el Aula Emiliano Aguirre», dice el alcalde. Así, el cambio de espacios para los diferentes grupos de edad tendrá que esperar al depender unos edificios de otros.

El Aula Emiliano Aguirre, ubicado en la carretera Logroño, junto a la cantina, lleva mucho tiempo en desuso. En la parte de abajo se localiza el archivo municipal, pero ahí está previsto contar con diferentes salas de uso común y otra de ordenadores. Mientras, la zona superior se encuentra especialmente deteriorada con vigas en muy mal estado y un suelo destrozado, lo que exige una importante intervención para adecentarlo como biblioteca. Este periódico publicó el proyecto a finales de 2021 y la intención pasaba por ejecutarlo en dos separatas para estrenarlo a lo largo de este año, algo que no ha resultado posible. De hecho, todavía no se ha hecho ningún trabajo.

La mejora permitirá «poner en valor» el histórico edificio, uno de los grandes deseos de la corporación municipal, y que todo el vecindario lo pueda disfrutar. Además, la fachada se conservará para mantener su singularidad.



Fuente original: www.diariodeburgos.es