Tras las lesiones de los dinosaurios de Salas

El material fósil de dinosaurios que se conservan en el Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes sale de sus cajas tras la ardua restauración para hacer ciencia. El director del Museo, Fidel Torcida, apoya la investigación de dos estudiantes de grado y de máster que analizaran los huesos de los gigantes de la Sierra de la Demanda. 

En concreto el estudiante de Veterinaria de la Universidad de Burgos, Víctor Contreras Santamaría, versará su Trabajo de Fin de Grado (TFG) sobre las lesiones que presentan los gigantes de la Demanda. «Busca dilucidar las patologías que afectaron a los dinosaurios Europatitan, Demandasaurus y un saurópodo sin identificar aun de Torrelara», explican desde el Museo de Dinosaurios en una nota. 

Para su investigación, los huesos fosilizados se someterán a sesiones de escaneo y T.A.C., además de tomar muestras de ellos para analizar en el microscopio posibles anomalías en su tejido óseo. Para este trabajo se cuenta con el asesoramiento del Doctor Manuel Perales, del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), con el que se inició la investigación de estos fósiles, que ahora se pretende completar.

Trabajos de excavación de los restos de iguanodontio que se trata de identificar en este nuevo estudio.ECB

¿Quién es este iguanodontio?

El estudiante del Máster de Paleontología Avanzada de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Pedro Fraga Hernández, desarrollará su Trabajo Fin de Máster, TFM, sobre un dinosaurio Iguanodontio recuperado en un yacimiento cercano a Barbadillo del Mercado, en excavaciones de los años 2007 y 2008. 

El estudio se realizará sobre una pata posterior casi completa, con fémur, tibia y peroné, de gran tamaño y muy buena conservación. Se identificará la especie a la que pertenece, su relación con otros especímenes de iguanodontios de la península ibérica y Europa, a la vez que se elaborarán reconstrucciones digitales en 3D de los fósiles, con fines de investigación y de difusión.

El resultado de ambos trabajos universitarios podrían conformar una publicación científica sobre los dos objetos de investigación. Estos restos que se van a poner sobre la lupa científica son restos que forman parte de la colección que desborda el Museo de la Evolución de Salas y que ni mucho menos se pueden visitar o conocer. «A pesar de su interés científico y divulgativo no se exponen, una situación que subraya con más énfasis las limitaciones de espacio y recursos existentes en el museo salense, considerando que este custodia un patrimonio paleontológico de relevancia internacional».

Con el apoyo a estos investigadores en la finalización de sus estudios, «el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes cumple con su función de formación didáctica y científica con este tipo de proyectos dirigidos a niveles universitarios, y que ayudan a desarrollar la cultura científica de nuestra comunidad». Esta labor se complementa con otra programación de actividades dirigidas a un público más general, centros educativos o colectivos sociales variados, en colaboración con el Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas y la Fundación Dinosaurios en Castilla y León, como es el ciclo Demanda Ciencia iniciado este año.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com