Asaja hace “autocrítica” por no saber leer el “mensaje que nos venía” de Europa

El presidente provincial de Asaja, Esteban Martínez, hizo “autocrítica” sobre la actuación que los responsables de la organización agraria en medio de las movilizaciones del sector agrario “por no haber sabido leer el mensaje, porque esta organización quizás no supo leer el mensaje que nos venía de Europa”. Quizá “hemos llegado un poco tarde”, comentó Martínez, lo que ha hecho que asociados hayan presentado una petición de cese de la junta directiva de la organización en la asamblea celebrada en Burgos. 

Sobre este petición de cese, Martínez “habiendo hecho autocrítica como he hecho y habiendo reconocido ese error que se pudo cometer en su momento, creo que quizás sea un poco excesivo el ensañamiento que, de alguna manera, estoy sufriendo sobre todo contra mi persona”. Considera que el debate sobre su dimisión y el de la junta directiva se debe abrir cuando “las aguas se calmen”.

La asamblea de Asaja contó con la presencia del presidente regional, Donaciano Dujo, quien cargó “contra de la política agraria comunitaria en cuanto a normas y en cuanto a relaciones comerciales con terceros países”. 

Recordó que la gran movilización del lunes 26 de febrero en Madrid es para reclamar que “queremos producir con libertad“, ya que es “absurdo que nos obliguen a dejar barbecho en un regadío o a dejar poco barbecho en un mal secano”. O que “no nos permitan levantar nuestros cultivos una vez recolectados”, así como “tener una rotación de cultivos a donde no lo admite el terreno o unos porcentajes de cultivos dentro de nuestra explotación cuando muchas veces, por climatología o por terreno, no lo permite”.

También incidió Dujo en “unos requisitos burocráticos de papeles que nos obligan a estar mucho tiempo en temas administrativos cuando no le tenemos para nuestras explotaciones”, con especial énfasis en el cuaderno digital. El presidente regional de Asaja ve “hipócrita” que Europa exija a los agricultores determinados modos de trabajar, mientras “permite a países terceros que introduzcan en la Unión Europea todos esos productos que han hecho con todo eso sin que a ellos se les prohíban nada”. Recordó que “Castilla y León es el granero de España y hoy no podemos producir trigo si el trigo está a 200 euros la tonelada y el abono está a 600 euros”. 

Sobre la PAC, reclamó que sea “profesional y productiva”. Una PAC “con normas nuevas y las relaciones comerciales con terceros países tienen que ser los agricultores y ganaderos de la Unión Europea beneficiados y no como ahora que se les castiga”.

El viceconsejero de Política Agrícola Comunitaria, Pedro Medina, incidió en que “desde Castilla y León siempre hemos mantenido la posición de que no era la PAC que el campo necesitaba”. En este contexto, planteó que “Bruselas debería poner el contador a cero“. Aunque, añadió, “no tengo claro porque la burocracia europea y, sobre todo, la Comisión actúa con un auténtico rodillo y es muy difícil cambiarle el camino”. Aseguró que el “futuro del sector está en la rentabilidad y está en el mercado”, por lo que “hay que profundizar en las políticas que beneficien, que los autores y ganaderos vendan sus producciones al precio razonable”.

Fuente original: www.elcorreodeburgos.com