La CHE podría devolver a Arija 13 hectáreas de suelo que expropió por el embalse

El nuevo equipo de gobierno municipal de Arija que preside Jesús María Aramberri ha comenzado a dar pasos con la vista puesta en proyectos que ayuden a recuperar población y potenciar su economía. Y para ello quiere recuperar 13 hectáreas de suelo urbano que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) expropió para la construcción del embalse y que ahora «están totalmente abandonados». La solicitud cursada en noviembre en la CHE fue muy bien recibida por su entonces presidenta, María Dolores Pascual, por lo que el alcalde confía en que esta solicitud se materialice pronto. 

La única condición que planteó la Confederación para la cesión de los terrenos de forma definitiva en propiedad o por 50 años, como le solicita el Ayuntamiento, fue la presentación de proyectos que den sentido y justifiquen la «desamortización del suelo», como la describe Aramberri. Ante esta petición, el Consistorio, que ya ha pensado en aparcamientos, instalaciones deportivas o en habilitar zonas de ocio, entre otros usos, y ha encargado al arquitecto municipal la redacción del proyecto de un área de autocaravanas.

Esta dotación turística se ubicaría en la zona conocida como la escombrera, donde la antigua Cristalera Española depositaba restos de colada, de vidrio y de todo tipo de residuos a orillas del pantano. La parcela, ahora arbolada, ya no parece una escombrera, porque la hierba y los árboles han dulcificado el paisaje. Los terrenos elegidos para las autocaravanas suman 76.750 metros cuadrados ubicados al fondo de la calle Gran Vía y casi al lado del camping de Arija, con lo que ambas infraestructuras se complementarían.

La intención municipal es habilitar un primer módulo pero que el área vaya creciendo hasta poder dar cabida a un centenar de casas rodantes. Asolo un euro por autocaravana y día, ante el éxito de este tipo de turismo y la gran cantidad que ya suelen detenerse en Arija, el alcalde ya sueña con ingresos extra que permitirían la contratación de nuevo personal u otros gastos. Para materializar el área de autocaravanas, cuyo coste podría situarse entre los 70.000 y los 100.000 euros, Jesús María Aramberri confía en lograr ayudas, dada la importancia del sector turístico en Arija.

El suelo urbano que el Ayuntamiento ha solicitado que se le ceda en propiedad o por 50 años se ubica, además de en la calle Gran Vía, en el Paseo de la Playa y se reparte entre cuatro parcelas. El nuevo equipo de gobierno de SI Arija también ha reclamado a la CHE cuatro viviendas. En una de ellas, la conocida como Casuca Angelines, ubicada frente a la panadería y la farmacia en el Paseo de la Playa, no hay inquilinos desde hace años. En 2021, la CHE ya cedió su uso al Consistorio por cuatro años, pero el nuevo grupo de gobierno busca un compromiso a largo plazo o definitivo, al igual que con otras tres viviendas, ahora con inquilinos.

Viviendas municipales. El Ayuntamiento ya cuenta con un proyecto de rehabilitación de la Casuca Angelines, que costaría 30.000 euros. Para el alcalde, es prioritario contar con viviendas sociales de alquiler, dada la dificultad para encontrar donde vivir en una localidad en la que el turismo copa la oferta inmobiliaria.

El Consistorio también reclama la cesión definitiva de los 160 metros de terreno que prolongan los arcos del mercado, así como suelo rústico que no está anegado por las aguas y que forma parte de las 205 hectáreas que se expropiaron en su día. Para Aramberri, el hecho de que Arija tenga solo 7 km2, de los que 2 están bajo las aguas, hace merecedora a la localidad de esta devolución por parte de la CHE.



Fuente original: www.diariodeburgos.es