La Comarca de Pinares se convierte en uno de los ejes centrales del proyecto ‘ESIRA’ de inovación rural

El problema de la despoblación de las zonas rurales es uno de los mayores retos a los que se enfrenta nuestro país, pero también lo es en gran parte del territorio europeo. En las instituciones son conscientes de ello, y por este motivo la Comisión Europea -el ‘gobierno’ de la Unión Europea- ha lanzado ‘ESIRA’, un proyecto cuya intención es la de dinamizar cultural, social y económicamente los territorios rurales más despoblados y envejecidos.

Mediante este proyecto buscan alcanzar una metodología de trabajo que consiga reactivar el tejido social y económico de los territorios rurales. Por lo tanto se podría decir que ESIRA no es más que la experiencia piloto que se va a lanzar en 9 áreas rurales de distintos países europeos. Entre estas experiencia piloto seleccionadas en  toda Europa se encuentra la que se va a realizar en nuestra comarca de Pinares, comprendida entre las Provincias de Burgos y Soria. Al mando de la coordinación de este proyecto está la Universidad de Burgos, con su profesor Luis Marcos a la cabeza, después de haber sido seleccionados para ello por las instituciones europeas.

“No se trata de poner una planta de aerogeneradores en el Cañón del Río Lobos sino de crear un dinamismo que implique a comunidades locales” explicó Luis Marcos en una entrevista reciente ofrecida a Tu Voz en Pinares.
 

METODOLOGÍA
Una vez conocido que este proyecto no se trata de una inversión económica directa, queda explicar lo que sí es. Y resumiendo, se podría decir que es un método para conseguir aunar e implicar a todos los agentes del territorio pinariego para trazar un plan económico y social de actuación que lleve a una mejora de la vida de los habitantes y que pueda atraer inversiones y nuevos pobladores.

Para que salga adelante, desde la UBU van a hablar con los agentes sociales y económicos de nuestra zona: empresas, ayuntamientos, asociaciones e incluso personas a título individual. Destacan entre todas estas entidades, por su conocimiento global del territorio, los grupos de acción local, que en nuestra comarca pinariega son Asopiva y Agalsa. Marcos lo explicaba asegurando que “no es la UBU la que va a cambiar el territorio” sino que han de ser “sus propios habitantes”. Quedando el papel de la UBU como “facilitadores y catalizadores”. Hay que destacar que, además de la UBU, también forman parte activa de este proyecto otras dos entidades burgalesas: SODEBUR, ente dependiente de la Diputación, así como la Fundación Oxígeno.
 

CALENDARIO
El proyecto ESIRA ya ha echado a andar en su primera fase y tiene como fecha de finalización el mes de diciembre de 2027. Por lo que hasta dentro de cuatro años, desde la UBU tienen pensado seguir un calendario de actuaciones que comienza con la realización de un diagnóstico de las cualidades y agentes con las que cuenta la comarca de Pinares.

Se han propuesto conseguir hablar con todos los agentes pinariegos antes de verano, para poder crear una plataforma en la que compartir ideas. Esta plataforma posteriormente se dividirá en grupos de trabajo llamados “laboratorios rurales” donde crearán una red que consiga encontrar financiación para la realización de los proyectos.
Después de estos cuatro años de proyecto lo que ‘les pide’ la Comisión Europea es que tengan éxito y que, además, estas experiencias piloto sean “replicables en otras zonas europeas de características similares”.

Fuente original: www.tuvozenpinares.com