La compañía Corsario representa La Pasión en el Teatro de Quintanar


Ya se pueden adquirir las entradas para la representación del drama del espectáculo Pasión, la obra más emblemática de la compañía Teatro Corsario Castilla y León, que estará en Quintanar de la Sierra el sábado 30 de marzo. Las entradas tienen un precio de cuatro euros la anticipada, y cinco euros en taquilla el último día. El grupo representa La Pasión desde 1988.

El espectáculo, estrenado en 1988, es una puesta en escena inspirada en la imaginaría y el rito de los desfiles procesionales castellanos, partiendo de textos de los cuatro evangelistas, además de Diego de San Pedro y Fray Luis de Granada, en versión de Fernando Urdiales, fallecido en diciembre de 2010.

Pasión es la expresión barroca que pone en relación su energía interior, a través de figuras devotas o malvadas, con el espacio exterior donde es recibido por el público. Las voces atormentadas y la retórica de sus gestos se mezclan en una sobria espectacularidad que ha hecho de esta obra uno de los montajes mejor valorados por la crítica y el más representado por la compañía, más de  400 funciones, 24 años después de ser estrenada.

Luis Miguel García, actor-gerente de Teatro Corsario, recuerda que “es la obra que nos puso de pie y gracias a ella comenzamos a profesionalizarnos de verdad hasta el punto de convertirse en el espectáculo fetiche de la compañía que nos identifica allá donde vamos”. “En contra de lo que podía pensarse -añade García-, Pasión no la representamos solamente en Semana Santa sino que hacemos funciones durante todo el año resistiendo contra viento y marea los embates del tiempo”.

Las imágenes de este drama religioso, entre la liturgia y la dramaturgia, reposan en el silencio de las hornacinas. Al levantarse el telón reciben un soplo de vida que les permite vivir una vez más la historia para la que fueron esculpidas. Se ponen en movimiento para mostrar invariablemente el drama de La Pasión por medio de sus efectos casi humanos.

Un rico vestuario, casi una copia de la escultura policromada, y un tratamiento visceral llevan este trabajo, concebido como experimental, a la esfera de los sentimientos del espectador. Como si de un viaje de lo divino a lo humano se tratara, la obra Pasión puede ser vista por muchos ojos, y al mismo tiempo, instalarse torturadamente en el corazón de los espectadores.

Jesús Peña encarna a Cristo, y completan el reparto Rosa Manzano, Julio Lázaro, Luis Miguel García, Javier Semprún, Borja Gutiérrez-Semprún, Teresa Lázaro, Carmen González, Javier Juárez, Pablo Rodríguez y Olga Mansilla. La música de la obra corresponde a Juan Carlos Martín.

fuente: PN