Movilización agraria y ganadera para exigir una gestión correcta de la fauna silvestre a la Junta de

Manifestacion ataque lobos
(#Burgos)La Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG,  hace un llamamiento a los ganaderos y agricultores de la provincia para que participen en la manifestación que tendrá lugar el miércoles, 8 de febrero, frente a la Consejería de Medio Ambiente, para exigir a la Junta de Castilla y León una correcta gestión de la fauna silvestre de la comunidad, de su competencia y responsabilidad.

Un programa nacional de vigilancia sanitaria a la fauna silvestre, el pago de indemnizaciones directas y un mayor control de los animales protegidos son algunas de las peticiones que realizan ambas organizaciones agrarias, hartas de que ganaderos y agricultores tengan que asumir las consecuencias de la fauna salvaje en la provincia.

Una de las preocupaciones sigue siendo los ataques de lobo a las explotaciones, concentrados fundamentalmente en la Sierra de la Demanda. Los ataques denunciados han sido pequeños, salvo algunos en Palacios de la Sierra, pero el problema está más en los trámites burocráticos que deben realizarse  para demostrar que ha existido un ataque de lobo. Por ese motivo, muchos ganaderos no denuncian los ataques, y las cifras que existen son menores a las reales.

Además, los seguros de los ganaderos sólo cubren muertes, ni abortos, ni ovejas malheridas ni traumatizadas, según Pedro Puras, presidente de COAG-Burgos, por lo que el ganadero se queda desprotegido.

Puras critica que el mundo, en la agricultura y la ganadería, funcione al revés. La Junta, en lugar de asumir la responsabilidad derivada de la fauna salvaje que protege, obliga a los ganaderos a contratar sus propios seguros para cubrir posibles ataques de lobo, que luego tendrán que demostrar, porque parece que siempre los autores de dichos ataques son los perros asilvestrados.

COAG y UPA piden más control a la administración regional para garantizar que los lobos se queden en zonas protegidas, y no se acerquen hasta áreas en las que nunca han estado presentes, situación que también se está viendo con otro tipo de animales. Por ejemplo, se han sufrido ataques a huertos de la zona de Belorado por parte de corzos, y se ha registrado un incremento en el número de jabalíes, lo que ha aumentado también los destrozos en las cosechas de cereal y regadío, según Gabriel Delgado, secretario general de UPA-Burgos.

De igual modo, cada vez se experimentan más ataques de buitres sobre animales vivos, como vacas recién paridas y sus terneros, situación que antes era completamente impensable.

La política de indemnizaciones de la Junta de Castilla y León ante este tipo de situaciones deja mucho que desear. Los trámites administrativos son excesivamente pesados y costosos, por lo que muchas veces al ganadero o al agricultor no le compensa iniciarlos. Además, las indemnizaciones son escasas y llegan tarde, lo que demuestra que el Gobierno Regional está jugando con los productores. Con este tipo de actuaciones, recuerda Gabriel Delgado, lo que se está propiciando es el abandono del medio rural porque deja de ser rentable.

Otra de las problemáticas viene de la falta de controles sanitarios a los animales salvajes. Mientras las explotaciones ganaderas pasan estrictos controles, la fauna protegida por la Junta ni se examina, pero comparte bebederos y pastos con ellos. Es por este motivo que, en algunas ocasiones, los animales salvajes han transmitido enfermedades muy peligrosas al ganado común, aunque el Gobierno Regional no quiere admitirlo. La solución, un plan nacional de vigilancia sanitaria de la fauna salvaje, según Delgado.

Los representantes de UPA y COAG están convencidos de que es posible la convivencia entre ganaderos-agricultores y la fauna salvaje, pero siempre que se tomen medidas. Se protegen los lobos, los corzos, los buitres o los jabalíes, crecen las poblaciones, se reducen sus fuentes de alimentación y acaban atacando las cosechas y las explotaciones humanas, y esto no se puede permitir.

Por ese motivo, y para que la Junta les escuche, la Alianza por la Unidad del Campo ha convocado una manifestación, el miércoles 8 de febrero, en Valladolid, a las puertas de la Consejería de Medio Ambiente. Las organizaciones agrarias ponen al servicio de los interesados una serie de autobuses que partirán desde Espinosa de los Monteros, Villarcayo, Salas de los Infantes, Lerma y Burgos, para llevarles a Valladolid.

fuente: RadioArlanzon