Recolectores de la comarca comienzan a coger los primeros marzuelos


Las nieves, lluvias y el sol de los últimos días han sido el caldo de cultivo idóneo para la proliferación del marzuelo, Higrophorus marzuolus, la primera seta del año en los montes de la comarca. Algunos restaurantes han comenzado estos días a ofertar el marzuelo fresco en sus cartas y su recolección cuenta cada temporada con más adeptos. Se espera que la recogida del marzuelo se pueda extender hasta el mes de abril.

Su nombre científico es Higrophorus marzuolus, y es conocido como marzuelo en distintas zonas y comarcas de abundancia micológica . Es una de las variedades micológicas que ha ganado más consumidores en estos últimos años. Se recolecta en los primeros meses del año. El sábado se resaltó que ésta es una característica destacable, ya que prolifera en un tiempo en el que no fructifican otras setas.

El primer estudio científico sobre el marzuelo fue realizado por el ingeniero durolense José Miguel Altelarrea, ex técnico del programa Myas RC en la provincia de Segovia y que estuvo dirigido por el ingeniero Fernando Martínez, ex director  del Centro de Investigación Forestal de Valonsadero dependiente dela Junta de Castilla y León.

El estudio pone de relieve el interés por el consumo del marzuelo y permite avanzar las condiciones de su reproducción, a través de los datos sobre su presencia y crecimiento en montes de utilidad pública de la zona de Pinar Grande.

En Producción y Ecología del marzuelo se adelantan datos sobre su fructificación,en la época comprendida entre enero y mayo; la preferencia por las zonas de ladera para su crecimiento fuera de las áreas encharcadas y una media de tres ejemplares por enclava conocido como mata, con un máximo de unos 15 carpóforos.

El trabajo de Altelarrea arrancó a principios de 2004 en nueve transectos, tramos en los que se aprecia el grado de agregación de la especie, el sotobosque y el efecto de la climatología . Revela el estudio que el marzuelo es más frecuente entre masas forestales de más edad, y que se convierte en un alimento codiciado por animales herbívoros, en una época en la que escasea el alimento en el monte.

No todos los inviernos son similares en la proliferación del marzuelo, variando su cantidad de forma considerable en las distintas campañas. También cambia la época de esta estación en la que se localiza un mayor número de ejemplares. Si el invierno es más crudo, se hace más propicio, y si viene más suave es más difícil de encontrar.

fuente: PN