El Plan de Calidad de Aguas dará prioridad a núcleos de más 2.000 habitantes

Así lo ha asegurado hoy la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, tras la primera Comisión Mixta de Seguimiento del Plan Nacional de Calidad de las Aguas de Castilla y León, celebrada hoy en Valladolid.

 

El pasado 2 de febrero, los Gobiernos central y autonómico acordaron destinar unos 1.050 millones de euros a la construcción de infraestructuras que logren el objetivo marcado por la Unión Europea: que a partir de 2015 la depuración de las aguas vertidas a los ríos sea plena.

De esta cantidad, 713 millones de euros procederán del Ejecutivo autonómico y 343 de las arcas del central.

En la reunión de esta mañana, los componentes de la Comisión han decidido crear un órgano técnico para elaborar un calendario de actuación, que se aprobará en el próximo encuentro de esta Comisión.

Este grupo estará compuesto por expertos de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), la Sociedad Estatal Aguas del Duero, la Consejería de Medio Ambiente y su sociedad pública, ha explicado Ruiz.

En declaraciones a los periodistas, la consejera ha aseverado que, aunque en la primera fase del Plan se atenderá preferentemente a las demandas de los municipios de más de 2.000 habitantes equivalentes y de las capitales de provincia, también es necesario dar respuesta a las necesidades de los 4.500 pequeños núcleos existentes en Castilla y León.

En este sentido, ha incidido en que han pedido a la CHD que elabore un informe sobre qué poblaciones de este grupo tienen mayores problemas de vertido en sus aguas, con el objeto intervenir en ellas a corto plazo.

La Comisión Mixta ha acordado también hoy que durante el primer año de vigencia del Plan esté liderada por el presidente de la CHD, Antonio Gato.

El responsable ha expresado su convencimiento de que el proyecto va a tener «buenos resultados para 2015», año en el que las normativas española y europea exigen que estén en buen estado todas las masas de agua de Castilla y León, tanto las superficiales, como las subterráneas.

Ha valorado la forma del Plan, en cuanto a que establece unas obligaciones «muy determinadas y marcadas» para cada Administración implicada y dota de una asignación individualizada a cada proyecto que se lleve a cabo.

Entre las actuaciones que prevé el Plan, hechas públicas el día de su firma, figuran obras de interés general, como la construcción de infraestructuras de depuración en la capital abulense y El Tiemblo, en Ávila; en la provincia de Burgos en Aranda de Duero, Canicosa de la Sierra, Palacios de la Sierra, Quintanar de la Sierra y Vilvestre del Pinar; en La Bañeza y Cabañas Raras, de León; en la ciudad de Palencia; en las localidades salmantinas de Candelario, Béjar, Pelabravo, Arapiles, Las Torres y Carbajosa; en la ciudad de Soria y en Golmayo (Soria).

El programa incluye también proyectos de mejora en las zonas declaradas sensibles, que se prevén realizar en Arenas de San Pedro, Arévalo, Barco de Ávila y Piedralaves (Ávila); Venta de Baños (Palencia); Guijuelo y Peñaranda de Bracamonte (Salamanca); Cantalejo y Cuéllar (Segovia); Íscar, Tordesillas, Tudela de Duero y Valladolid (Valladolid); y Benavente, Toro y Zamora (Zamora). EFE

 

fuente: abc