La asamblea de Norma coincide en que la Junta


Los trabajadores de Norma esperan que la Junta de Castilla y León pueda reducir la compra de la empresa en tres millones de euros . Desde la plantilla se propone la conversión de la cantidad que adeuda la empresa a la Junta en crédito preferente a fin de poder restarlos a los quince millones fijados para la compra en primera fase en el plan de liquidación definitivo, algo que según los representantes de los trabajadores “ya se hizo con las empresas de automoción”.

El comité informó en la tarde del lunes de la posibilidad de un acercamiento con la dirección de la empresa en la asamblea convocada en San Leonardo de Yagüe.

Para comité y trabajadores es necesaria “la implicación de la Junta”, ya que puede abarartarse el precio de salida de la fábrica de Puertas Norma, y “así hacer más atractiva su compra por parte de los inversores”, explicó hoy Angélica Salmón tras la asamblea.

Salmón informó de una próxima reunión entre representantes del gobierno regional y los sindicatos mayoritarios para avanzar en la implicación de la Junta. El comité adelantó hoy un “posible acercamiento con la dirección de la empresa para adoptar acuerdos conjuntos”.

La asamblea de trabajadores de Norma fue tranquila y apenas hubo intervenciones por parte de los presentes. “Tenemos que seguir adelante y los trabajadores desean que todo acabe ya de la mejor manera posible”, dijo Salmón tras la conclusión de la reunión en el Teatro de San Leonardo de Yagüe.

El comité informó de la posibilidad de conocer la cantidad económica que queda por percibir, según el crédito contra la masa. Durante los últimos días fueron recibidas las cartas procedentes de Fogasa que permiten avanzar en estos datos, tras las certificaciones de los administradores concursales.

Los trabajadores siguen considerando “alto” el precio que se fija para la compra de la empresa. Recordó Angélica Salmón que “hay un márgen de negociación de un diez por ciento en esa cantidad inicial”.

Para el comité “las condiciones para que pueda abrirse la fábrica están cada vez más claras, y los trabajadores, aunque intranquilos, saben que el plan “es el que hay en estos momentos”. 

fuente: PN