Quintanar de la Sierra compra la casa del cura para ganar aparcamientos

El Ayuntamiento de Quintanar de la Sierra ejecutará próximamente la compra de la conocida como casa del cura. Ya ha llegado a un acuerdo con el dueño del inmueble, el Arzobispado, y sólo falta poner una fecha para acudir al notario y formalizar la transacción. El Consistorio pagará por la vivienda, situada en el centro de la villa, 41.000 euros, y prevé destinar su uso, una vez derribada, a aparcamiento de vehículos, algo que escasea en esta zona del pueblo. 

La operación se ha retrasado en el tiempo porque no aparecían las escrituras de la vivienda, pero ya encontradas por su actual dueño, se cerrará en breve. Una vez en propiedad del Ayuntamiento su intención es derribarla, ya que se «encuentra en mal estado». 

De esta forma se dispondrá de cerca de 200 metros cuadrados de superficie que se destinará a ampliar las plazas de estacionamiento para vehículos. «En la actualidad, junto a la casa, existe un pequeño aparcamiento para 7 u 8 coches, pero solo con una entrada. La idea ahora, además de aumentar el número de sitios, es habilitar también una salida», afirman fuentes municipales. 

La casa del cura se encuentra muy próxima a la Plaza Mayor, a través de unas escaleras se llega en breve, y desde el Consistorio no descartan una utilidad futura. «De momento será una zona para aparcar, pero es cierto que si más adelante se precisa de un solar para construir algo, este lugar sería una buena opción», explican desde el Ayuntamiento, que detallan que en su día el pueblo cedió esta casa al Arzobispado a cambio de la ermita de la Vera Cruz, y que ahora regresará de nuevo a propiedad municipal. 

Desde el Consistorio aseguran que respetan otras opiniones surgidas en torno al uso del inmueble como posible museo, pero afirman que ya tienen pensada otra ubicación dentro del municipio para acoger un proyecto museístico. El Ayuntamiento serrano llegó enseguida a un acuerdo con el Arzobispado de Burgos cuando se enteró de su intención de sacar a la venta este bien inmobiliario. 

La compra de la casa incluye también la de una cochera anexa y un patio, por lo que la adquisición supone «hacerse con un terreno grande y, sobre todo, céntrico», según afirman. Todo ello supone una superficie aproximada de 200 metros cuadrados. 



Fuente original: www.diariodeburgos.es